2018-12 Milagros

Visión profética del tercer secreto de Fátima

La tercera parte del secreto de Fátima habla sobre las consecuencias de la crisis de fe y de la moral en la historia de la humanidad. Cuenta qué ocurrirá si se ignora la llamada a la penitencia y a la conversión del mensaje de Fátima.

En Fátima, la Madre de Dios nos recordó que la fuente del mayor mal y de todas las desgracias humanas es el rechazo de Dios, la aceptación del pecado y la total cerrazón hacia la misericordia de Dios. Él siempre a cada persona y se preocupa por ella, desea llevarnos por el difícil camino de la madurez hacia el amor y la vida eterna en el cielo. Sin embargo, cuando el hombre rechaza a Cristo y no quiere obedecer las exigencias de la ley del amor, expresadas en el Decálogo y en las normas morales, entonces se entrega al dominio de Satanás. La consecuencia de tal elección es la ausencia del amor y la vida en una terrible esclavitud, lo cual puede llevar en último término a la condena por toda la eternidad en el infierno.

Con la perspectiva de 100 años desde las apariciones

El contenido del tercer secreto de Fátima, publicado en el año 2000 por encargo de San Juan Pablo II, tiene un carácter de visión apocalíptica. Esta visión profética habla de un modo simbólico sobre las grandes persecuciones, sufrimientos y el martirio de muchos fieles seguidores de Cristo, así como de las guerras que estallarán si la gente no acoge las llamadas a la conversión. Y en efecto, las guerras y las sangrientas persecuciones del siglo XX fueron causadas por ideologías ateas que luchaban contra Dios, y de un modo especial por el comunismo y el nacional socialismo.

Después de las apariciones de 1917, en muchos países europeos el mensaje de Fátima fue en gran medida ignorado, surgió una seria crisis de fe y tuvo lugar un decaimiento de la moral. Con la perspectiva de 100 años de las apariciones marianas podemos afirmar que en la tercera parte del secreto de Fátima se pueden reconocer muchos acontecimientos dramáticos del siglo XX.

Con la perspectiva de 100 años de las apariciones marianas podemos afirmar que en la tercera parte del secreto de Fátima se pueden reconocer muchos acontecimientos dramáticos del siglo XX

En Rusia, en 1917, tomaron el poder los comunistas, quienes con un odio diabólico destruyeron iglesias y asesinaron a casi todo el clero, junto con millones de personas creyentes.

En las universidades de Alemania por su parte se propagó la ideología del nacional socialismo y también el marxismo cultural. En la universidad de Fráncfort del Meno los creadores de la así llamada escuela de Fráncfort cuestionaron la existencia de la verdad objetiva. Afirmaban que la moral cristiana proclamada por la Iglesia Católica es el origen de donde procede todo el mal. Condenaron la fidelidad matrimonial, incitando a separar el acto sexual de la procreación. Reconocieron el aborto como un derecho de la persona, cuestionaron el matrimonio, la maternidad y la familia, aceptando completamente la homosexualidad y otras desviaciones sexuales. Ellos reducían el ser humano al nivel de un animal, para quien el único sentido de la vida es el placer sexual.

En 1933, por la vía de unas elecciones democráticas, Hitler y los nacionalsocialistas, poseídos por las fuerzas del mal, llegaron al poder en Alemania. Eran personas que odiaban a Cristo y a su Iglesia. Dominados por una ideología satánica, llevaron al estallido de la Segunda Guerra Mundial y a los mayores genocidios en la historia de la humanidad.

En el siglo XX, murieron más cristianos a causa del odio hacia su fe que en los primeros 19 siglos desde el nacimiento de Cristo

En el siglo XX, murieron más cristianos a causa del odio hacia su fe que en los primeros 19 siglos desde el nacimiento de Cristo. En México en los años 1926 – 1930, el régimen ateísta – masónico exterminó de forma brutal a cientos de miles de personas creyentes, entre ellas miles de sacerdotes y religiosos, simplemente porque como católicos confesaban su fe. Una situación parecida ocurrió en España en los años 1936 – 1939, cuando se hicieron con el poder anarquistas y comunistas. Estos, movidos por el odio a Cristo, asesinaron a 13 obispos, 4184 sacerdotes, 2648 religiosos y religiosas junto con decenas de miles de seglares.

La iglesia católica fue tratada tanto por el comunismo como por el nacionalsocialismo como el mayor enemigo que era necesario aniquilar. El objetivo último de ambos totalitarismos fue la destrucción total del cristianismo. Por ello, de una forma tan implacable y brutal fue martirizado y asesinado el clero y seglares creyentes, tanto en los gulags soviéticos como en los campos de concentración alemanes.

La historia nos enseña que cuantas veces se rechazó a Cristo y el sistema de valores cristiano, esto siempre llevaba consigo la aparición de sistemas totalitarios criminales, el genocidio, el decaimiento de la cultura, de la libertad y también la degeneración moral de las sociedades, y por consiguiente la implantación de un auténtico infierno en la tierra.

»Lee mas:
Tienda de PDF: https://pdf.milujciesie.org.pl/es/
Suscripción: https://zamow.milujciesie.org.pl/es/