2018-12 Juventud

Sobre las modas

Mar 29, 2019 Jan Bilewicz

¡Hola! La carta de hoy trata sobre las modas. He escrito «modas» en plural, porque hay varias. Decimos que alguien se viste a la moda, pero también hoy en día decimos que está de moda, por ejemplo, leer Harry Potter, usar un lenguaje vulgar, vivir juntos sin estar casados, salir con un chico, etc.

Las modas, e incluso las tendencias sociales, las crean, sobre todo los medios de comunicación, los cuales llegan a la gente con sus ideas. Es evidente que cuando mostramos una cosa, un fenómeno o un estilo de vida de forma atractiva y durante bastante tiempo, muchos receptores del mensaje en cuestión lo acaban tomando como si fuese suyo, lo «compran». Y esto sucede independientemente del valor real de lo que uno «compra».

La publicidad de los productos funciona de forma similar. Los comerciantes saben que una mercancía, aunque sea de mala calidad, se venderá si la empaquetamos de modo atractivo y la anunciamos de forma adecuada, en otras palabras, cuando el cliente esté habilidosamente manipulado. Por ejemplo, la carne vendida en los supermercados a veces no apetece ni a los perros, pero la gente la come, incluso chupándose los dedos. Hoy en día, la calidad de los productos puede ser inferior, porque aumenta la capacidad de manipulación de los clientes. Y sin embargo, el negocio va bien. Como ya he dicho, no solo se anuncian muy diversos productos, sino que también las ideas y los comportamientos son objeto de la publicidad. La mayoría de dichos productos son de la misma mala calidad que aquella carne de los supermercados, pero la gente sigue chupándose los dedos…

¿Quién se deja manipular? Especialmente aquellos que no tienen muchas ganas de pensar, analizar o valorar. Aquellos que se guían por la impresión que les causa el aspecto externo de los productos, es decir, un embalaje atractivo. Dios les dio la razón, pero no quieren usarla. Por supuesto, el esfuerzo tampoco está de moda hoy en día. Lo que está de moda es «ser sensacional», acompañado de una constante superficialidad y estupidez.

Un cristiano no debe dejarse llevar, sin pensarlo y reflexionarlo, por las diversas corrientes y las diversas tendencias de modas, valores e ideologías. Antes de «aceptarlas», hacerlas suyas, las evalúa bajo la luz de la enseñanza de Cristo. Si no están en conformidad con la enseñanza, las rechaza

Varios foros en línea, donde los usuarios de internet expresan sus opiniones – también sobre la Iglesia – proporcionan numerosos materiales interesantes sobre este tema. Dichos foros podrían ser objetivamente llamados «foros de tontos en internet» o incluso «foros de satanistas en internet ». Estos foros son la cima absoluta de los logros de los medios de comunicación ateos. Transformar a los bautizados y confirmados en ateos beligerantes o incluso satanistas que blasfeman – ¡eso sí que es arte!

¡Ser sexy, sexy, sexy!

Esa fue la introducción. Ahora tomemos un ejemplo de las muchas modas que reinan actualmente. Un ejemplo clásico. Empezaré con la siguiente pregunta: ¿Cómo podemos distinguir una chica de vida alegre capturando clientes, de una mochilera común intentando que la recojan?… Generalmente se distinguen por la ropa. ¡Generalmente! Un vestido muy corto, los pantalones cortos muy apretados y camisetas (con escote, naturalmente) etc.: estos son los típicos uniformes de las mujeres ligeras y «liberadas». Debe haber mucho, mucho cuerpo desnudo – para ser sexy, lo más sexy posible. Las prostitutas siempre se vestían así, porque – como bien se sabe – el cuerpo desnudo despierta el deseo sexual en los hombres y de eso se trata, sobre todo. Si consiguen hacerlo de forma adecuada, tendrán éxito – el cliente se beneficiará de sus servicios, aunque tuviese una esposa y niños en casa. Si enfocamos la cuestión desde un punto de vista comercial, diremos que habrá que enseñar la mercancía con la que se negocia. Además el cliente debe ver la mercancía que va a consumir. Al final, todo eso recibirá el nombre de «hacer el amor»…

»Lee mas:
Tienda de PDF: https://pdf.milujciesie.org.pl/es/
Suscripción: https://zamow.milujciesie.org.pl/es/