2018-12 Islam

¿Islam, religión de la paz?

Mar 29, 2019 Bartłomiej Grysa

¿De dónde surge esta espiral de ataques islámicos terroristas en todo el mundo, y últimamente en Europa, donde desde principios del año 2017 han muerto asesinados por musulmanes 63 personas, y 315 han resultado heridas?

Mahoma, el mayor “mensajero de la paz”

Mahoma dio a sus seguidores el mejor ejemplo de cómo matar “infieles”: judíos y cristianos que vivían en Arabia en aquellos tiempos. En su época, en Arabia existía la costumbre de criticar a los oponentes mediante la poesía satírica. Uno de los poetas de aquel entonces era Abu Afak, un poeta judío del Hiyaz, que por esta razón fue asesinado. Lo mismo ocurrió con Asma Bint Marwan y Ka’b Ibn Al-Ashraf. Éste último, Ka’b Ibn Al-Ashraf, provenía de la tribu judía de Tajj. Criticaba a Mahoma de forma poética y debatía con él sobre el Islam. Durante un encuentro con sus seguidores, Mahoma preguntó: «¿Quién matará a este hombre por mí?». Se presentaron varios voluntarios. Una noche, fueron a la casa de Ka’ba Ibn Al-Ashrafa, fingiendo tener intenciones pacíficas. Tras un rato de conversación, se le echaron encima, matándolo con espadas y dagas (Ibn Ishaq, Biografía del Profeta, p. 368).

«Hermano mío, en el Corán hay una Sura llamada Botín, en cambio no existe una Sura llamada Paz. El Jihad y el hecho de matar son la base del Islam» (Omar Abderramán)

Después de este incidente, Mahoma encargó otra serie de asesinatos, y como no conseguía convencer a los judíos para que aceptaran el Islam, los fue expulsando de forma sistemáticamente de las tierras de Arabia. Primero atacó y obligó a abandonar Medina a la tribu de los Banu Nadir, y dos años más tarde exterminó a todos los hombres de la tribu de los Banu Qurayza, tomando a sus mujeres y a los niños como esclavos. Estos son sólo algunos de los ejemplos de las decenas de asesinatos encargados o llevadas a cabo por el propio Mahoma, que de ese modo se convirtió en un modelo a seguir para todos los musulmanes. El Islam es un sistema totalitario basado en mentiras, aparentando tener intenciones pacíficas. La principal mentira es la afirmación de que se trata de una religión de paz.

Discutible aportación de los orientalistas

Muchos orientalistas, patrocinados a menudo generosamente por Arabia Saudita, Turquía y los kurdos, afirman que la palabra árabe islam significa paz, o dicen que se trata de la palabra salam (paz), mientras que en realidad Islam significa “sumisión”, sobre todo en términos bélicos, no en un sentido religioso. Justamente por eso, Mohammed envió al comandante del Ejército, Omar Ibn Al-Chattab para que sus heraldos anunciaran durante tres días en la ciudad cristiana de Najran: “aslimu taslamu!” (“¡Aceptad el Islam, y salvaréis vuestras vidas!”).

…y entre ellos había terroristas

Omar Abderramán, organizador del primer ataque contra el World Trade Center en 1993 trabajó como profesor en la facultad islámica más importante de la Universidad Al-Azhar, de El Cairo. Cuando un estudiante llamado Mustafa le preguntó (su historia está descrita en el libro Jesús y Mahoma), ¿por qué imparte clases todo el tiempo sobre la yihad, y no sobre la paz, el amor y el perdón? A lo que él respondió: «Hermano mío, en el Corán hay una Sura llamada Botín, en cambio no existe una Sura llamada Paz. El Jihad y el hecho de matar son la base del Islam». Si alguien afirmara que se trata sólo de una opinión aislada de Omar Abdel-Rahman, sugiero que tome el Corán, los hadis (hay aproximadamente medio millón de declaraciones atribuidas a Mahoma) y también que lea su biografía (as-sira an-nabawijja) para darse cuenta de que Ar-Rahman tenía razón.

«Te ordeno por Allah que luches contra todos los hombres hasta que digan que no hay más dios que Allah, y que yo soy su apóstol. Quien lo diga así, se salvará a sí mismo y su dinero» (Mahoma)

El Corán como Mein Kampf

En la Sura 2, versículos 191 y 193, leemos: «Matadlos donde quiera que los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado. […] Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda culto a Alá. Si cesan, no haya más hostilidades que contra los impíos […]». Otra traducción especifica que los infieles, o no musulmanes, deben pelear hasta que «solo se predique la religión de Alá», es decir, el Islam. Esto significa que mientras no se predique en todo el mundo únicamente el Islam, los musulmanes deberían matar a los no musulmanes de todos los modos posibles. Alguien podría decir que se trata de un solo versículo separado, sacado fuera de contexto. Veamos, por lo tanto, otra cita, pues «para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos» (Mt 18,16b), como enseña el Evangelio.

»Lee mas:
Tienda de PDF: https://pdf.milujciesie.org.pl/es/
Suscripción: https://zamow.milujciesie.org.pl/es/